¿Qué preguntas debo hacerme a la hora de Prototipar?

La palabra “prototipar” está de moda hace años, pero ¿qué preguntas previas nos debemos hacer al momento de decidir Prototipar?

Hacerse las preguntas necesarias te ayudaran a no perder tiempo ni dinero. Son claves estratégicas que debes contemplar antes y durante el proceso de prototipado:

1. ¿Hiciste maquetas previas?: maquetar (o maquetear) no es lo mismo que “Prototipar”. Con maquetas, experimentas tú mismo, rápido y barato, y no necesariamente debe funcionar. Con un prototipo pruebas la experiencia con otros, es un producto más acabado y se puede testear funcionamiento, como también puede o no tener materialidad final. Para tener en cuenta, existe el concepto anglo “mock-up”, que se refiere a “maqueta” que no es funcional, pero que donde sólo se evalúa el look o aspecto, sirve principalmente para el testeo en base a opiniones (focus group). Existe también el concepto de maqueta funcional: sin materiales finales, pero solo muestra funcionamiento, puede tomar un detalle del producto o producto completo. En resumen, no confundir entre maqueta, prototipo, mock-up y maqueta funcional.

Maqueta silicona porta ble. Cliente Producto Protegido

 

prototipo impreso 3D, plastico elástico para testeo

 

2. ¿Sabes qué prototipar?: ¿Lo que pienso hacer, vale la pena? ¿Es la única opción para lograr tu objetivo? ¿Existen más alternativas para tu producto o servicio? ¿Qué quiero lograr con mi prototipo? Define claramente tus objetivos a lograr.

3. ¿Tu diseño tiene sustento?: ¿Has probado experiencias previas con maquetas? Si tienes sólo la idea, te aconsejo que realices maquetas previas, con el material que sea, barato y rápido; testéala con gente distinta a ti, ¡con usuarios! Todo dependerá acerca de lo que quieras validar o investigar, ya sea ver la usabilidad, concepto de diseño o idea de negocio.

4. “¿Enamorado de tu idea?”, Mata la idea: Pone en duda todo, incluso tu propia idea de producto o servicio. No tomes nada como verdad absoluta y duda de ti mismo. Haz maquetas previas, prueba con diversas maneras de lograr un objetivo, tus pensamientos muchas veces no son los correctos, siempre hay gente que conoce más el negocio, los procesos y materiales a usar, debes escucharlos. Un buen consejo práctico: deja el ego de lado, escucha y juega”.

5. ¿Quién hará el prototipo?: ¿usarás proveedores, uno, varios? ¿quién ensamblará o lo armará tu prototipo?, ¿lo fabricarás tu mismo?

6. ¿Trabajas ya con algún diseñador o te lo desarrollará tu proveedor?: Si te asesora un profesional de diseño, dale autoridad, si hace lo que tú le pides y no lo que realmente es necesario para tu proyecto, eso ya huele mal. Puedes estar equivocado en algún punto del proyecto y el trabajo del diseñador es velar por el diseño, la fabricación y el usuario final. El desarrollo de un diseño contempla en dar sustento a juicios que no son afirmaciones, el trabajo es sustentar con hechos tales juicios. Si te lo va a hacer tu proveedor y tú sólo le das la “idea” y no acotas nada, se te vendrán muchos dolores de cabeza, para eso debes hacer al menos maquetas previas, para que vea medidas, funcionamiento y materialidades. Ojo que el negocio de cualquier proveedor, por lo general es cobrar por mano de obra, material y procesos, y no está comprometido necesariamente a que “funcione lo que quieras hacer como prototipo”, en cambio, el diseñador sí debería estarlo, por tal motivo es que te cobra. Además el debería hacerse cargo del trabajo de quien lo fabrique, supervisarlo y velar por que te entregue lo que le pidas.

7. ¿Trabajar con proveedores?: “Para quien tiene un martillo, todos los problemas tienen forma de clavo”. Importante tener en cuenta lo siguiente: para cualquier proveedor (llámese maestranza, taller, maestro), su negocio está en cobrar por mano de obra y su materia prima (algunas veces sí, otras no), Si trabaja solamente en acero, por ejemplo, todas sus soluciones serán con esa tecnología, y algo simple y liviano que pudiera ser en madera o cartón, el usará acero. Su negocio es fabricar: no le tiene por qué interesar que tu diseño funcione (si tiene mecanismos o movimientos, por ej.) y muchas veces por hacer solo 1 producto te va a cobrar caro y te puede ver como un problema. Lo difícil de esta parte es que debe estar de parte tuya, ojalá como un aliado.

Diseño y Fabricación prototipo Greendoor. Cliente Greendoor

8. ¿Cuánto me costará el prototipo?: Alto valor si haces 1 para experimentar con materialidad final, es muy distinto que hacer 20 o 100 productos. El prototipo lo puedes hacer más barato tomando materialidades más baratas, pero que resistan cargas o funcionamiento lo más parecido a la realidad final. Saber que prototipar en qué materialidad evita que pierdas dinero y tiempo

9. ¿Materialidad preferida? No te enamores de ninguna: Enamórate del usuario final, como se usa tu producto, de la experiencia que quieres lograr, que ese sea tu objetivo, no si debe ser de acero inoxidable o madera. Un prototipo puede ser en materiales no finales, pero debe funcionar, puedes usar MDF y después que testeas y apruebas tu prototipo lo puedes hacer en acero inoxidable, por ejemplo. (que es mucho más caro).

prototipo MDF estación de trabajo para aplicación tecnología en espárragos, para testeo ergonómico. Cliente Rethink

10. ¿Debo Iterar?: si, lo que sea necesario, prueba, ajusta y vuelve a probar: Prototipar es probar tu concepto, tu idea, ajustar lo que tengas que arreglar y volver a probar, luego de este juego viene el producto final. Puedes probar con tu prototipo: funcionamiento, uso, colores, terminaciones, materialidades, etc. No te frustres si algo no sale bien a la primera prueba.

11. ¿Qué quiero medir o probar?: El objetivo de tu prototipo debe ser claro: puede ser funcional, probar algún detalle de un mecanismo del producto, un producto funcional, o puede servir para sesiones de focus o focal group. Dentro del que objetivo que sea, debes aprender a evaluar su performance, debes tener claro que un producto siempre es para otra persona, que su opinión importa y debes prestar atención a eso. Escucha y aprende, no des excusas ni te cierres a comentarios y sugerencias que te hagan.

12. ¿Debo contemplar al ser humano?: Por supuesto que si, la gente usa los productos, los compra y está todo el tiempo haciendo juicios acerca de sus experiencias. Contempla uso, medidas, escala, funcionamiento, interfaces, interacciones, uso y des-uso. Por lo general es a escala humana, 1:1 y la interacción lo es todo, nada de instrucciones complejas y rebuscadas o términos técnicos, todo debe estar en “humano”.

Prototipo Mecanismo para atado de espárrago. Para Cliente Rethink

13. ¿Qué pasa con la impresión 3D? Ojo, no te enamores de ella: Está de moda hace varios años, se ha masificado, pero debes verla como una herramienta más para fabricar para probar, sirve solo para eso (en este momento, quizas a futuro hará más) llega un momento en que no sirve y debes tener contemplado procesos de fabricación a mayor escala, artesanales, semi-industriales e industriales; hablamos de matricería, alta escala, que involucran tirajes mayores de fabricación, en aquellos debes especular y proyectarte en cómo se te viene el futuro de tu producto y tu negocio.

Estos 13 puntos son el resumen de 10 años de experiencia en mi trabajo de diseñador industrial, con diferentes clientes, productos y proyectos, varios de innovación tecnológica, pero con varios puntos en común. Recapitulando lo más relevante, salieron a flote estas preguntas.
Espero aportar con esto al ecosistema innovador en el cual estamos inmersos, cualquier sugerencia que sume, bienvenida será!

Por Iván Rosales
Imágenes propias de proyectos variados de desarrollo de productos

 

 

Posted on Junio 23, 2017 in diseño, maquetado, Maquetas, prototipos

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

¿Eres humano? *

Back to Top